mishuellascaninas@gmail.com

La oruga procesionaria y tu perro

La oruga procesionaria y tu perro

Oruga procesionaria y perros
La oruga procesionaria del pino (‘Thaumetopoea Pityocampa’) es un lepidóptero que, cuando es oruga y ha alcanzado su madurez, desciende de los árboles al suelo y desfila en grupo hasta que busca un lugar en el que enterrarse para transformarse en crisálida y salir en forma de mariposa. Las orugas de la procesionaria poseen pelos urticantes que liberan cuando se sienten amenazadas, lo que produce reacciones alérgicas e inflamatorias a quienes las tocan o se acercan demasiado.

¿Dónde están y cuando aparecen?

Se encuentra en parques, zonas rurales y bosques donde hay pinos y cedros. Las orugas suelen andar por el suelo los meses de febrero, marzo y abril, en primavera, el aumento de las temperaturas desencadena el instinto de enterramiento; en zonas más frías, puede retrasarse su aparición. El árbol preferido de esta oruga procesionaria, que solo come agujas de pino, es el pino negro (Pinus nigra), seguido del pino canario (Pinus canariensis), el pino silvestre (Pinus sylvestris), el pino marítimo (Pinus pinaster), el pino carrasco (Pinus halepensis) y el pino piñonero (Pinus pinea).

¿Por qué son peligrosas para nuestros perros?

La procesionaria es especialmente peligrosa para los animales de compañía así como para el ganado. Cuando la olisquean, la oruga se defiende lanzando sus pelitos que actúan como dardos envenenados y se adhieren a las zonas de la piel más desprotegidas como la boca, la lengua, la trufa o los ojos. El problema no solo es el dolor y picor que produce, también puede necrosar (muerte del tejido) la lengua y, si la infección llega hasta la laringe, provocar la muerte por asfixia. 

Síntomas

  • Urticaria por contacto, se frotan la cara, intentan rascarse
  • Salivación, dolor de boca, vómitos, inflamación
  • Edema, úlceras e incluso necrosis de boca y lengua
  • Angioedema, produciendo dificultades respiratorias si afecta a faringe o laringe

¿Cómo debemos actuar?

Lo más importante es llevarlo lo antes posible al veterinario, en estos casos el tiempo juega en su contra. En caso de estar lejos del veterinario, podemos hacer lo siguiente de camino:
  • Intentar retirar la oruga o sus pelos de la boca del perro, siempre con guantes o pinzas
  • Lavar con agua caliente (inhibe la toxina), sin frotar y siempre de dentro hacia fuera

¿Cómo nos organizamos nosotros?

Nosotros hacemos mucha montaña y por suerte nunca nos hemos encontrado con ellas, y mejor porqué mis dos perros son muy curiosos y tragones, todo se lo llevan a la boca. Por eso he creído conveniente hacer un pequeño resumen sobre esta oruga, conocer sus peligros y cómo podemos actuar para ganar tiempo. Al hacer excursiones largas, muchas veces estamos muy lejos de un veterinario, y sabemos que eso puede jugar en nuestra contra de manera muy importante. En época de oruga procesionaria, solemos mirar las webs de los ayuntamientos de las zonas donde vamos a hacer la excursión a ver si hay noticias de oruga y buscamos parques naturales con poco pino (a veces complicado en Catalunya). Y como último recurso, mí veterinaria, nos dio la medicación que había que administrar en caso de urgencia, que son inyectables que hay que pinchar al perro, para así poder llegar al centro veterinario más cercano posible; en este caso, deberíais hablar con vuestro veterinario y os indicara que medicación es mejor en vuestro caso. Ahora que ya sabes un poco más a por las rutas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.